+57 1 6103197

Ritidoplastia (lifting facial)

Los excesos de piel laxa que se acumulan con el paso de los años, pueden llegar a ocasionar, especialmente en el rostro, una apariencia de deterioro estéticamente desfavorable. Aunque el proceso de envejecimiento contempla estos procesos de forma natural, existen métodos quirúrgicos indicados para devolverle a la cara una apariencia más juvenil y menos desgastada. Uno de estos métodos es la ritidectomía, también conocido como ritidoplastia o lifting facial. Este procedimiento no pretende detener el proceso de envejecimiento facial, sino más bien disimularlo, al atender y modificar los rasgos más evidentes del envejecimiento facial. Una serie de incisiones realizadas por el cirujano en puntos estratégicos del rostro lo ayudarán a retirar los excesos de piel y a suavizar las zonas más afectadas. Los resultados pueden hacerle ver mejorías estéticas notables e incluso un rostro con menos años. Dependiendo el caso en particular, es posible que sea necesario tensionar la piel y la musculatura de la cara para recrear nuevamente los ángulos adecuados, con la aplicación adicional de rellenos inyectables. La operación dura entre 3 a 7 horas dependiendo de las áreas que se van a tratar, y puede llevarse a cabo bajo anestesia local, sedación o con anestesia general.