+57 1 6103197

Aplicación de Bótox

Uno de los métodos más recurrentes y conocidos por el público para el tratamiento contra las líneas de expresión es la aplicación de toxina botulínica, mejor conocido comercialmente como bótox, que es una proteína extraída de la bacteria Clostridium botulinum, y se inyecta directamente en las zonas a tratar. La manera en que esta sustancia actúa sobre las zonas en las que es aplicada es impidiendo la contracción de los músculos en las áreas seleccionadas. Esto se logra debido a que este producto es capaz de bloquear la liberación de acetilcolina, sustancia química que se genera en las terminaciones nerviosas de los músculos y es responsable de activar sus movimientos de contracción.

Los médicos especialistas en el área de la estética, como el Dr. Jorgen Wilcken, han sabido aprovechar la propiedad de esta sustancia para tratar la aparición de las líneas de expresión en el rostro. En los mejores casos, las líneas del entrecejo, por ejemplo, pueden desaparecer en el curso de una semana. Otras zonas típicas del rostro que se suelen tratar con este producto son la frente, el extremo externo de los ojos, el entrecejo y el cuello. Como se trata de inyecciones que no producen cicatrices ni generan inflamación prolongada, el paciente puede retomar sus actividades normales justo después de haberse aplicado este tratamiento. Una vez aplicada, la toxina botulínica extenderá sus efectos aproximadamente seis meses.